Mi “sueño sueco” en diez fotografías

Esta entrada dedicada al “sueño sueco”, a semejanza del archipopular “sueño americano”, pretende ser completamente visual y mostrar a través de varias fotografías algunas de las cosas que me encantan de Suecia. Algunas he tenido la posibilidad de vivirlas, otras me gustaría realizarlas algún día y aun otras son meras sensaciones que he percibido durante mis estancias en Suecia.

1. Vivir integrado en la naturaleza. Ir de tu casa al bosque en medio minuto es algo que no está disponible para todos en el sur de Europa.

Viviendas integradas en la naturaleza en Skellefteå, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Viviendas integradas en la naturaleza en Skellefteå, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

2. El amor por el diseño bonito y funcional en todas las esferas de la vida. Lo necesario también puede hacerse bonito. De ahí el éxito del diseño sueco.

Obstáculos de diseño para aminorar la velocidad en una calle sueca, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

3. La presencia de agua por doquier. Agua salada, agua dulce, en forma de hielo, Suecia es el país del agua.

 

Pescando en barca en un río sueco, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Pescando en barca en un río sueco, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

4. La sensación de calma en parajes inhóspitos. La baja densidad de población y su enorme extensión logran que puedas “evadirte” totalmente del mundo.

 

Descansando en Laponia, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Descansando en Laponia, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

5. Las stugor o cabañas suecas. Una cabaña al lado de un lago. ¿Quién no ha soñado con ello más de una vez?

 

Stuga sueca, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Stuga sueca, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

6. El cuidado de lo antiguo. Anticuarios, restauración de muebles y objetos antiguos, preservación de vehículos de época. Todo eso se percibe en Suecia.

SAAB antiguo frente a cabaña sueca, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

SAAB antiguo frente a cabaña sueca, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

7. La diversidad en fauna y flora. Además, la muestran con orgullo y cualquier rotonda parece ser buena para montar una exposición floral.

Rotonda floral, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Rotonda floral, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

8. La soltura musical del país. En cualquier reunión social a la que asistas encontrarás alguien capaz de distraer al personal con el piano, la guitarra o cualquier otro instrumento e incluso con una voz dedicada al canto. No extraña que Suecia sea uno de los  mayores exportadores de música del mundo.

Sesión de piano improvisada en Gotemburgo, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Sesión de piano improvisada en Gotemburgo, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

9. La gastronomía. Particularmente la incorporación de bayas y frutas silvestres en la comida. Mmmm ese lingon añadido a las köttbullar.

 

Degustando la cocina de autor en Suecia, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

10. Las chicas suecas. ¿Por qué negarlo? Han formado parte del imaginario colectivo de España desde los años 60 del siglo XX y lo seguirán haciendo.

 

Estereotipo de chica sueca bajo la concepción española, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Estereotipo de chica sueca bajo la concepción española, foto: Israel Úbeda/sweetsweden.com

Y para vosotros, ¿cuál es vuestro “sueño sueco”? Os invito a dejar vuestros comentarios. Otro día prometo escribir sobre las cosas que no me gustan para nada de Suecia.

+ info

Ofertas de alojamiento en hoteles baratos en Suecia

Booking.com

Sobre Israel Úbeda

Nacido en Terrassa (Barcelona) en 1980. Apasionado de los idiomas y los viajes se escapa a Escandinavia cada vez que puede ahorrar e irse dejando su trabajo arreglado. Vivió su primer contacto con Suecia en el ya lejano 2002. Para 2004 logró hacer realidad su sueño de pasar unos meses en el país nórdico. Allí obtuvo el certificado "Svenska som andraspråk. Grundläggande nivå" con el sueco aprendido gracias a cursos de Internet y a libros en inglés. Entre sus hobbies además de los ya citados se encuentran: la informática, fotografía, la música.

13 comentarios

  1. Coincido con Israel lo del agua, la naturaleza, la sensación de calma y la MÚSICA. Eso si que me sorprendió, la cultura musical que hay en ese país y la calidad de sus artistas. Ya era fan de Mando Diao y Lykke Li, pero al vivir allí he entrado en contacto con cantantes y bandas que cantan en sueco para llevarme una grata sorpresa. Mmm, ¿qué más? Pues la comodidad de ir en bici a todos lados (hablo de Linköping), el respeto por la vida personal de los demás que tienen los suecos (a veces excesivo, hay que decirlo), la vida universitaria, y los chicos suecos :D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *