Mis 5 razones para visitar el Museo ABBA de Estocolmo

Quienes me conocen saben que no soy una persona de museos. Soy más de pasear por la ciudad y palpar el ambiente. A pesar de eso en Estocolmo tengo algunos museos entre mis favoritos. Y uno de ellos es el Museo ABBA. Si estás pensando en si vale la pena visitarlo, ya que no entra en las visitas que ofrece la tarjeta Stockholm Pass y su precio es algo elevado te cuento las razones que yo que, repito no soy de museos, me hacen volver y llevar a mis acompañantes.

El Museo ABBA de Estocolmo Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

El Museo ABBA de Estocolmo
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

1. Dar un “Thank You For the Music”

ABBA, el mejor grupo de pop de la historia y uno de los carismáticos de Suecia, se merecían un museo en condiciones. Y este lo es. El emplazamiento en la isla de Djurgården en las cercanías de otros atractivos turísticos de Estocolmo como el Museo Vasa, el Museo Nórdico o Skansen lo hacen un lugar ideal para dedicar una mañana de museos. El ABBA te llevará bastante tiempo visitarlo. La última vez estuve 2 horas e iba con prisas. Podría haber estado mucho más.

Nada más llegar, y antes de pagar tu entrada, te encuentras con el photocall exterior en el que puedes colocarte como Agnetha, Benny, Björn o Anni-Frid y hacerte las fotos de rigor.

Con mi mujer en el photocall del museo ABBA <br> Foto: Israel Úbeda / sweetsweden.com

Con mi mujer en el photocall del museo ABBA
Foto: Israel Úbeda / sweetsweden.com

Visitar el museo ABBA de Estocolmo es venir a rendirle tributo – darle las gracias por su música – al grupo sueco que cambió la escena pop de la época de nuestros padres y cuyas canciones han logrado dejar su huella en nuestra generación y en la actual. De hecho, en mi familia hasta mi sobrina nacida en 2011 y que por supuesto desconoce quiénes son los ABBA se emociona al escuchar la canción Mamma Mia original y la pide vez tras vez.

2. Conocer de verdad la vida de ABBA

Cada uno podrá saber más o menos sobre las canciones de ABBA, tener un álbum o canción preferida o varias (en mi caso Gimme Gimme Gimme!) e incluso conocer esbozos de la vida de sus integrantes. Bien, si visitas el Museo ABBA lo sabrás TODO de ellos. Es más si tienes suerte hasta puede que hables con Benny a través de un teléfono que suena de vez en cuando y sorprende a los visitantes del museo.

Verás las colección de discos de oro y premios ganados por el cuarteto (a ver si encuentras los de las ediciones en español de Fernando o Chiquitita) así como la colección de vestidos de lentejuelas que popularizaron Agnetha y Anni-Frid. Objetos originales, el helicóptero de The Arrival, los estudios Polar o el famoso banco del parque que protagonizo la portada de su album de Grandes Éxitos del 1976.

Banco en el parque del disco de Grandes Exitos de ABBA <br> Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Banco en el parque del disco de Grandes Exitos de ABBA
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

3. Vivir la música y sentirte parte de ABBA

En el Museo ABBA puedes hacer coreografías de ABBA, cantar en un escenario junto a hologramas del grupo o incluso bailar con tu pareja o amigos en una mini discoteca al ritmo de las mejores canciones del grupo. Esta es una de las cosas que más me gusta del Museo ABBA: la experiencia de usuario. Y por eso vuelvo cuando estoy en Estocolmo. Un museo de música no puede ser estático. Tienes que salir de él amando la música y deseando mover los pies. Y así saldrás de tu visita turística al museo ABBA.

Bailando en la disco del Museo ABBA <br> Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Bailando en la disco del Museo ABBA
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

4. Ver 3 en 1: ABBA + Swedish Musich Hall of Fame + Good Evening Europe

Al llegar y al irte del Museo ABBA te esperan dos exposiciones relacionadas con la música y los grupos suecos y con una de las pasiones de todo buen sueco: Melodifestival o Eurovision. Good Evening Europe es la primera de las exposiciones a la que puedes acceder, inaugurada a raíz de la celebración de Eurovision 2016 en Estocolmo, y podrás conocer la historia del concurso y de las participaciones suecas. Además podrás poner tus conocimientos a prueba como buen eurovisivo. En mi caso son nulos, lo reconozco. Pero a pesar de eso disfruté aprendiendo más acerca del por qué los suecos aman Eurovision hasta el punto de organizarse para ver las diferentes etapas de las selecciones previas en casa con amigos cual Barça – Madrid que se precie.

Swedish Music Hall of Fame donde descubrirás a grupos y cantantes suecos en el Museo ABBA <br> Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Swedish Music Hall of Fame donde descubrirás a grupos y cantantes suecos en el Museo ABBA
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Exposición Swedis music hall of fame en el Museo ABBA de Estocolmo <br> Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Exposición Swedis music hall of fame en el Museo ABBA de Estocolmo
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Antes de salir del museo podrás acceder al Swedish Music Hall of Fame, el salón de tributo dedicado a cantantes, productores, letristas, solistas y grupos suecos del último siglo. Imprescindible para conocer por qué la música sueca triunfa en el mundo no solo a nivel de intérprete sino también de productores y escritores. La frase que más pronunciarás es: “¿Cómo? ¿Este también es sueco?!”

5. Un museo hecho para disfrutar cámara en mano

Encontrarás multitud de sitios donde poder hacer fotos que te dejen un buen recuerdo de la visita. No solo en la entrada sino también en el interior. Logos de ABBA como el que aparece bajo estas líneas, figuras de cera de los integrantes, el mencionado helicóptero, el teléfono rojo conectado al piano de Benny, etc.

Entrada al Museo ABBA <br> Foto: Israel Úbeda / sweetsweden.com

Entrada al Museo ABBA
Foto: Israel Úbeda / sweetsweden.com

Selfie en el teléfono rojo del Museo ABBA <br> Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

Selfie en el teléfono rojo del Museo ABBA
Foto: Israel Ubeda / sweetsweden.com

También la tienda del Museo ABBA está llena de pequeños recuerdos como imanes con las portadas de los discos más famosos, gorras con el logo de ABBA, bolsas, cosas para el hogar, etc. Personalmente no soy mucho de comprar en las tiendas de los museos porque me parecen demasiado caras y que los productos son un simple rebranding de cosas que encuentras en otro lugar. En esta, sin embargo, cayeron un par de recuerdos para casa.

Datos de interés del Museo ABBA

Horario: Abre de 9:00 a 19:00 entre finales de mayo y septiembre y de 10:00 a 18:00 o 19:00 el resto del año. Ellos calculan la duración de la visita en una hora y media. Así que como al comprar los tickets hay que señalar la hora de entrada no te van a dar más allá de las 16:30 o las 17:30. Tenlo en cuenta porque no querrás pagar para tener que irte antes de tiempo porque cierran.

Precio: 195 SEK (unos 21 € al cambio actual de coronas a euros). Niños de 7 a 15: 65 SEK (unos 7 €). Si vas con la Stockholm Pass tienes un 25% de descuento en el precio y la audioguía en español (40 SEK – 5 €) gratis. Hay una entrada para familias: 520 SEK (55 €) para 2 adultos y hasta 4 niños de entre 7 y 15 años. Es decir, dos niños entrarían gratis. Recuerda que si compras la entrada en el mismo museo (¡atención: es un museo donde no se puede pagar en efectivo en ningún lugar!) te van a cobrar 20 SEK más por entrada. Así que mejor comprar online.

Visitas guiadas: Si sois un grupo de 10 o más personas podéis reservar una visita guiada de 45 minutos por 365 SEK (unos 40 €) por persona. Luego después de la visita guiada continuas con tu visita normal al museo. Puedes enviar la solicitud aquí.

Discapacitados: aunque el Museo ABBA está situado a varios niveles existen ascensores para que puedas visitarlo sin problemas. Los asistentes del discapacitado entran gratis.

Cómo llegar: llegas con tranvía 7 desde Sergels torg o con el bus 69 hasta el puente de entrada a la isla de Djurgården y desde ahí con tranvía o caminando. Si estás en Gamla Stan o Södermalm puedes llegar en barco Djurgårdsfärjan desde Slussen hasta el muelle Allmänna Gränd en Djurgården.

Hotel donde dormir los super fans de ABBA

Si eres el mayor fan de ABBA del universo seguramente querrás alojarte en su propio hotel llamado Pop House que está situado en el mismo edificio que el museo. En él, cada viernes de marzo a junio a partir de las 18:00, puedes disfrutar de las sesiones Pop House Live con conciertos de música gratis sea que te alojes o no en el mismo. Alojándote en este hotel puedes tener acceso a ofertas que incluyen entrada a la otra gran atracción de ABBA en la ciudad de Estocolmo: Mamma Mia The Party, el musical que tiene lugar en la taberna griega recreada para la ocasion en la zona llamada Tyrol a escasos minutos de distancia del hotel.

Otro hotel relacionado con el mundo ABBA donde alojarte y quien sabe si poder conocer a Benny Andersson en persona es el hotel Rival situado en la isla de Södermalm en la plaza Mariatorget. Me comentan amigos que Benny suele pasarse a menudo por ahí … ¿tendrás suerte?

Esta es mi opinión del Museo ABBA y por lo que pienso que deberías visitarlo sí o sí si vienes a Estocolmo. Si quieres saber otras cosas que recomiendo mira estos museos gratis, los mejores museos de Estocolmo o esta guía general para planear tu viaje a Estocolmo.

Si tienes cualquier pregunta, duda o comentario escríbeme y te respondo en cuanto pueda.

Ofertas de alojamiento en hoteles baratos en Suecia

Booking.com

Sobre Israel Úbeda

Nacido en Terrassa (Barcelona) en 1980. Apasionado de los idiomas y los viajes se escapa a Escandinavia cada vez que puede ahorrar e irse dejando su trabajo arreglado. Vivió su primer contacto con Suecia en el ya lejano 2002. Para 2004 logró hacer realidad su sueño de pasar unos meses en el país nórdico. Allí obtuvo el certificado "Svenska som andraspråk. Grundläggande nivå" con el sueco aprendido gracias a cursos de Internet y a libros en inglés. Entre sus hobbies además de los ya citados se encuentran: la informática, fotografía, la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *